Posteado por: Gbastidas | 18 mayo 2011

Jóvenes apuestan por el trabajo social para cambiar el país


La “generación boba” de los 80′ se ha convertido en jóvenes activos sensibilizados por la realidad social en Venezuela

Gabriel Bastidas
www.gbastidas.wordpress.com
@Gbastidas

Fue en 1984 cuando Edmundo Chirinos, rector de la Universidad Central de Venezuela para ese entonces, en entrevista con Elizabeth Fuentes para El Nacional, calificó a los jóvenes de la época como una “generación boba”.

En 2007, tras el cierre de Radio Caracas Televisión, despertó en el país un movimiento de estudiantes, que salieron a las calles en defensa de la Libertad de Expresión y los derechos fundamentales de los venezolanos. Marcharon, protestaron, fueron a organismos públicos, a los medios de comunicación, para manifestarse de formas creativas e innovadoras. Pasaron los meses y estos jóvenes se dieron cuenta que sólo calentar las calles no era suficiente; entendieron que era necesario abocarse a las comunidades más vulnerables.

Los jóvenes cambiaron su forma de pensar. Esa generación boba de los años 80 dio a luz a una generación de jóvenes activos, que apuestan por el trabajo social para cambiar al país.

Recorrido de miembros de PSE por Catuche (Gabriel Bastidas)

Son las 7 de la mañana de un sábado, y estudiantes de diversas carreras de la Universidad Católica Andrés Bello, pertenecientes al Proyecto Social Estudiantil, se congregan en su casa de estudios. Al llegar todos, toman el metro hasta Capitolio, y esperan hasta abordar una camioneta pública que los llevará hasta su destino. “Bienvenidos a la casa comunitaria del sector La Quinta de Catuche”; así los recibe la señora Dorys Barreto, líder comunitaria del barrio.

Un cafecito negro acompaña la conversación, por medio de la cual los estudiantes conocen la historia de la comunidad. Un recorrido por el sector, y, entre saludos de los vecinos, conocen la quebrada que en la tragedia del 99 dejó a más de 800 familias damnificadas. Más adelante la cancha del barrio, hecha por Fe y Alegría, y el puente Carlos III, que data del siglo XVIII.

Para la psicóloga comunitaria, Constanza Armas, la generación actual no es boba, sino que es producto de una generación boba. “La crisis que se vive actualmente en el aspecto económico, político y social, ha hecho que muchos jóvenes se movilicen para hacer frente a esto, que se acerquen a la comunidad y que se sensibilicen. Los jóvenes están interesados en formar parte del cambio desde cada uno de sus ámbitos de acción.”

“Ahora en las comunidades hay muchísima presencia de estudiantes”, asegura Armas, quien cree que en los últimos cinco años ha habido un cambio, en cuanto a la participación de los jóvenes en los voluntariados.

De acuerdo a registros de la Dirección de Proyección a la Comunidad de la UCAB, en los últimos cuatro años la cantidad de grupos estudiantiles que realizan acciones sociales en las comunidades ha aumentado en más de un 70%, de 18 a 31 agrupaciones.

“Los jóvenes están aproximándose y empezando a entender que en el trabajo social está el cambio del país”, expresa Constanza.

Actividad Día del Niño organizada por PSE en Carapita (Gabriel Bastidas)

De la mano con las comunidades

El Proyecto Social Estudiantil nace a mediados de 2007, como el ala social del Movimiento Estudiantil, con el fin de desarrollar proyectos comunitarios buscando acercar cada vez más a las universidades con la sociedad.

José Gregorio Guerra, quien para la fecha era estudiante de Ciencias Sociales de la UCAB, fue uno de los fundadores del proyecto. Explica que la primera aproximación fue con vecinos de Antímano, y que posteriormente se extendió a otras universidades y zonas populares de Caracas, hasta incluso realizar un plan vacacional en el campus de la Universidad Metropolitana, con más de 100 niños provenientes de barriadas.

Actualmente los voluntarios de PSE se orientan en acompañar procesos comunitarios desarrollando proyectos que les brinden a las comunidades herramientas para la autogestión de su desarrollo, principalmente en zonas populares del oeste de Caracas.

Cristofer Correia, coordinador del PSE UCAB, cree que los estudiantes tienen una responsabilidad con el país y con el futuro. “Nosotros con nuestro trabajo social podemos contribuir a la construcción de una mejor sociedad, en la que la justicia y la solidaridad sean el elemento distintivo”, asegura.

“Somos la generación del cambio”

“No sé si las palabras sanen, pero el silencio definitivamente mata”. Dicha frase de Paula Farías, ex presidenta de la organización Médicos Sin Fronteras, forma parte de la filosofía con la que trabajan los jóvenes miembros de Todos por la Vida.

Todos por la Vida brindando asistencia médica a indígenas venezolanos (Cortesía TxV)

Más de 380 comunidades indígenas atendidas a lo largo y ancho del territorio nacional, y un total de más de 26 mil 100 pacientes con atención médica es parte de la labor realizada por la organización sin fines de lucro, Todos por la Vida, conformada por jóvenes estudiantes y profesores de Medicina, Bioanálisis, Enfermería, Odontología, Ciencias Biomédicas y Tecnológicas de la Universidad de Carabobo, además de la UCV, Rómulo Gallegos y José Antonio Páez.

Una de las personas que se va 15 días en agosto, a prestar servicio en las comunidades indígenas es Ricardo Strauss, médico de 24 años.

“La primera vez fui por curiosidad de ver cómo vive esta gente, esa cuestión de que te dicen que hay indígenas en Venezuela, pero que no lo crees hasta que no lo ves. Después de esa primera experiencia en las comunidades aledañas al río Capanaparo, en Apure, eso me cambió la vida, me convertí en un verdadero luchador, y me comprometí con el proyecto”, expresa Strauss, quien actualmente es coordinador de alianzas estratégicas de Todos por la Vida.

Esta organización nace como un proyecto universitario y voluntario con el objetivo de sensibilizar a los estudiantes del sector de la salud, por medio del cual se pudieran acercar a las poblaciones más necesitadas, como las de los estados fronterizos, especialmente las indígenas.

“He visto niños que se quedan sordos por una infección muy grande por otitis, niños con desnutrición extrema, y son situaciones que se pueden evitar con la atención adecuada”, señala Ricardo Strauss.

Para el joven carabobeño, “de las dificultades se generan los cambios y la gente se fortalece, y eso es lo que está sucediendo en Venezuela. Actualmente los jóvenes están creando conciencia, porque es algo que nos toca ver todos los días, y creemos que con nuestra labor podemos generar cambios, y lo hacemos con todo el placer del mundo y con todas las ganas. Cada vez que nos vamos de una comunidad indígena, lo único que nos quedan son ganas de regresar.”

Miembros de la Fundación ProVene recorren el barrio El Milagro, en Guatire - Cortesía ProVene

Así como los jóvenes médicos están llevando vida y salud a las zonas más vírgenes del país, los estudiantes de Derecho están ayudando a los familiares de los reclusos a encontrar la justicia.

La fundación ProBono Venezuela, ProVene, fue creada en 2009 por un grupo de jóvenes abogados y estudiantes de diversas facultades de Derecho, con el fin de buscar acercar la justicia a las zonas más vulnerables del país por medio de la asesoría jurídica gratuita.

“La primera vez que fui al Rodeo me impactó mucho ver cómo marcaban a las personas, a los familiares que hacen cola para entrar a ver a los reclusos, y que puede haber 1000 personas en cola esperando”, recuerda Gerardo Bello, abogado coordinador de ProVene.

Actualmente esta fundación desarrolla un plan piloto en el Barrio El Milagro de Guatire, donde prestan ayuda legal en los casos de ex presidiarios.

Visión de Futuro

.

Este cambio de actitud en los jóvenes, según la psicóloga Constanza Armas, se da porque la visión de futuro de la juventud “actualmente es mucho más abierta que la generación de los 70, que se podía dar el lujo de encerrarse en sí mismo porque tenían más oportunidades como país.”

Para la psicóloga “estas experiencias en las comunidades generan en los jóvenes un cambio en la manera de ver las cosas, no solo por sentir las carencias materiales, sino también ver la potencialidad que hay, la cercanía, el calor humano, ver el muchísimo potencial que hay.”

Ante la “generación boba” de los años 80, la especialista considera que los jóvenes de hoy en día constituyen “una generación activa que está en búsqueda de algo que hacer, que se da cuenta que las cosas no están bien, porque también se ven afectados, porque la crisis nos está alcanzando a todos.”

“Somos la generación del cambio, porque de bobos no tenemos nada. Somos gente que lucha por mejorar la calidad de vida y por los derechos humanos, porque sentimos amor por el país y creemos en un futuro mejor”, asegura Ricardo Strauss, de Todos por la Vida.

“Los jóvenes hemos abierto los ojos; el país no lo va a sacar adelante una sola persona. Es necesaria nuestra contribución” estima Gerardo Bello, quien asegura que la generación actual tiene las ganas y las fuerzas para lograr lo que se proponga. “Cada uno desde nuestro ámbito podemos contribuir con el mejoramiento de la sociedad.”


Responses

  1. Felicitaciones!. Extraordinario Reportaje Campeón, no sólo por la calidad y excelente presentación de la información, sino especialmente por el carácter esperanzador y categórico, con el cual fue recogido. Digno de una Venezuela realmente Nueva y Viva. Estoy orgulloso de ustedes y del trabajo que están realizando. Definitivamente, se trata de una generación que está escribiendo las páginas más hermosas de la historia de una Patria Noble, que quiere enmendar su rumbo. Dios los bendiga abundantemente!!!

  2. *Felicitaciones chicos por tan loable labor! Dios y la Virgen los iluminen siempre!Les deseo exitos en todo lo q se propongan!animo q no stan solos!!tienen unos Padres maravillosos,felicitacions a Uds tambien! DLB!***
    OD@*

  3. Hola, Gabriel:
    Creo que tu reportaje está un poco desordenado. Si querías tratar el tema de varios proyectos sociales que trabajan en pro de una Venezuela mejor, debiste enmarcarlo en un gran párrafo inicial que dijera de qué ibas a hablar. La hipótesis está como regada por todo el texto, pero no tienes datos duros que sustenten las declaraciones viscerales que escribes. Por ejemplo, me gustaría saber: ¿Cuántos proyectos del mismo estilo hay en Caracas? ¿Cuántos son de estudiantes? ¿Qué días se reúnen? ¿Cómo hacen para captar la atención de los jóvenes? ¿De dónde nació la idea?
    Te falta trabajar las transiciones, el contexto noticioso, la pertinencia de las fuentes. Se ve que es un tema que te mueve, porque lo describes con fluidez, pero eso no basta.
    Un abrazo y mucho ánimo.
    MaR.-

  4. […] Gabriel Bastidas: https://gbastidas.wordpress.com/ […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: